Cancer De Piel+roemmers+venezuela+medihealth

Cáncer de Piel

¿Qué es el cáncer de la piel?
Es una formación de tejido nuevo con carácter maligno, que se origina a nivel de las células de la capa superficial de la piel. Puede presentar forma de tumor o no.

El cáncer de piel a diferencia de otros tipos de cáncer es:

1. Previsible, tomando precauciones.
2. Diagnosticable precozmente.
3. Curable en un rango del 85 – 99 % de los casos.

¿Cuáles son las causas del cáncer de Piel?

  • La principal causa del cáncer de piel es la sobreexposición a la luz solar, especialmente cuando ocasiona quemaduras y ampollas.
  • La mejor defensa contra el cáncer de piel es evitar la exposición excesiva y directa al sol sin protección solar.

Otras causas menos frecuentes son: exposiciones repetidas (médicas o industriales) a rayos x, cicatrices de enfermedades o quemaduras, exposición a algún derivado del petróleo e historia familiar de cáncer de piel.

¿Existen lesiones precancerosas?

Sí, hay que estar alerta principalmente frente a una lesión precancerosa denominada queratosis solar. Es una pequeña mancha descamativa que se observa más frecuentemente en cara y dorso de manos en personas de piel clara con antecedentes de exposición solar significativa. Si no se tratan, algunas de ellas pueden transformarse en cáncer de piel.

¿Cuáles son los tipos más frecuentes de cáncer de piel?

  • Carcinoma Basocelular:

Es el cáncer de piel más frecuente, aparece como una pequeña sobreelevación o una herida que no termina de curar, localizada en regiones muy expuestas al sol tales como: cabeza, cara, cuello, orejas, hombros, espalda o dorso de manos. Ocasionalmente puede aparecer en otras partes del cuerpo (tronco) como manchas planas.
El carcinoma basocelular ocurre más frecuentemente en personas de piel, pelo y ojos claros, que no se broncean fácilmente, personas de piel blanca.
Este tumor puede crecer lentamente en meses o años, si no se trata puede sangrar, formar una costra y volver a sangrar. Aunque raramente puede desarrollar metástasis (expansión del cáncer a otras partes del cuerpo), si no se trata, puede abarcar más allá de la piel al hueso subyacente y causar daño local considerable.

  • Carcinoma Espinocelular:

Puede aparecer como sobreelevaciones o como manchas rojas o marrones, costras en la piel. Es el segundo tipo de cáncer de piel más frecuente. Clásicamente se localiza en el reborde
de la oreja, cara, labios y boca. Se observa raramente en personas de piel oscura, siendo más frecuente en personas de piel y ojos claros. Puede transformarse en grandes masas, y a diferencia del carcinoma basocelular puede desarrollar metástasis (expansión a otras partes del cuerpo).

Tanto el carcinoma basocelular como el espinocelular se curan en más del 90% de los casos cuando son oportunamente tratados.

  • Melanoma:

Es el más agresivo de los cánceres de la piel. El melanoma se origina en los melanocitos, las células de la piel que producen el pigmento protector denominado melanina. La melanina es la responsable del color de la piel y también del bronceado, actuando como una protección parcial contra el sol. Las células del melanoma generalmente continúan produciendo melanina, por lo que el tumor presenta distintos tonos de marrón o negro. El melanoma tiene tendencia a expandirse por lo que es esencial su tratamiento precoz.
El melanoma puede aparecer repentinamente, sin aviso, pero también puede comenzar sobre un lunar. Por eso es importante que conozcamos la localización y apariencia de nuestros lunares y consultar al dermatólogo ante cualquier cambio. Otros signos de alarma son sangrado, picazón, molestias, dolor, hinchazón, aumento de la consistencia y progresión del color de un lunar a la piel adyacente.

¿Cómo se trata el cáncer de piel?
En el tratamiento de cualquiera de los cánceres de piel, la detección y extirpación precoz es la mejor defensa. Afortunadamente, los cánceres de piel son relativamente fáciles de detectar y la mayoría puede curarse, incluso el melanoma puede ser tratado exitosamente si se interviene en una etapa precoz.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?
Es primordial la prevención evitando las causas mencionadas. Dado que el sol y los rayos ultravioleta son los principales responsables y sus efectos se van acumulando a lo largo de la vida, el método preventivo más efectivo es evitar el uso de las camas solares y limitar la exposición solar.

Para evitar la penetración de los rayos ultravioleta del sol, es recomendable:

1. Aplíquese protector solar diariamente recomendado por su especialista, que combine filtros solares, pantallas físicas o químicas y que le aporte aceptación cosmética a su piel.
2. Aplique el protector solar, 30 minutos antes de la exposición solar en todas las zonas de la piel expuestas al sol (borde de orejas, labios, parte superior del cuello y pies).
3. Repita la aplicación cada dos horas aproximadamente, después de meterse en el agua o de practicar alguna actividad física.
4. Proteja sus párpados y ojos del sol utilizando lentes con filtro de rayos UV.
5. Utilice sombreros anchos si estará expuesto al sol con frecuencia.
6. Use ropa de colores preferentemente.
7. Evite la exposición al sol entre las 10 de la mañana y 4 de la tarde.

La detección precoz es el camino más seguro a la curación.

La población más afectada puede ser:

  • Con piel tipo 1 (piel blanca, ojos y cabellos claros, se broncean poco a la exposición solar).
  • Pacientes con exposición solar intensa por su tipo de trabajo (agricultores, etc.) o entrenamiento (velerismo, etc.), y su ubicación geográfica (climas tropicales).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *