Hipertension+roemmer+lodipin+corentel+prebloc+nefrotal

Conozca sobre Hipertensión Arterial

Cada 17 de Mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, cuyo objetivo es la de concientizar a la población sobre el por qué es importante prevenir la presión arterial alta y cómo evitar que ésta afecte la calidad de vida.

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias, a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo. Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta. Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica. El número inferior se llama presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mmHg).

En la actualidad, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad. Sin embargo, la hipertensión es una patología tratable. Si no se siguen las recomendaciones del médico, se pueden desencadenar complicaciones graves, como por ejemplo, un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente.

Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a través de ellas. Esto se conoce con el nombre de arterioesclerosis.


Valores:

  • Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mmHg la mayoría de las veces.
  • Una presión arterial alta (hipertensión) es cuando la presión arterial es de 140/90 mmHg o mayor la mayoría de las veces.
  • Si los valores de su presión arterial son de 130/90 o más,  esto se denomina pre-hipertensión.
  • Si tiene problemas cardíacos o renales, o si tuvo un accidente cerebrovascular, su presión arterial suele ser más baja.


Causas:

Aunque todavía no se conocen las causas específicas que provocan la hipertensión arterial, sí se ha relacionado con una serie de factores que suelen estar presentes en la mayoría de las personas que la sufren.

Causas no Modificables:

  • Factores genéticos:
    La predisposición a desarrollar hipertensión arterial está vinculada a que un familiar de primer grado tenga esta patología. Aunque se desconoce el mecanismo exacto, la evidencia científica ha demostrado que cuando una persona tiene un progenitor (o ambos) hipertensos, las posibilidades de desarrollar hipertensión son el doble que las de otras personas con ambos padres sin problemas de hipertensión.
  • Sexo:
    Los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres hasta que éstas llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala. Esto se debe a que la naturaleza ha dotado a la mujer con unas hormonas que la protegen mientras está en la edad fértil (los estrógenos) y por ello tienen menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Edad y raza:
    La edad es otro factor que influye sobre las cifras de presión arterial, de manera que tanto la presión arterial sistólica o máxima como la diastólica o mínima aumentan con los años y lógicamente se encuentra un mayor número de hipertensos a medida que aumenta la edad. En cuanto a la raza, los individuos de raza negra tienen el doble de posibilidades de desarrollar hipertensión que los de raza blanca, además de tener un peor pronóstico.

Causas Modificables:

  • Sobrepeso
    Los individuos con sobrepeso están más expuestos a tener más alta la presión arterial que un individuo con peso normal. A medida que se aumenta de peso se eleva la tensión arterial y esto es mucho más evidente en los menores de 40 años y en las mujeres. La frecuencia de la hipertensión arterial entre los obesos, independientemente de la edad, es entre dos y tres veces superior a la de los individuos con un peso normal.

Otras causas

Usted tiene un riesgo más alto de sufrir hipertensión arterial si:

  • Es afroamericano.
  • Con frecuencia está estresado o ansioso.
  • Toma demasiado alcohol (más de 1 trago al día para las mujeres y más de 2 para los hombres).
  • Consume demasiada sal.
  • Padece de diabetes.
  • Fuma.

La hipertensión causada por otra afección o por un medicamento que esté tomando se denomina hipertensión secundaria y puede deberse a:

  • Enfermedad renal crónica.
  • Trastornos de las glándulas suprarrenales (como feocromocitoma o síndrome de Cushing).
  • Hiperparatiroidismo.
  • Embarazo o preeclampsia.
  • Medicinas como las píldoras anticonceptivas, pastillas para adelgazar y algunos medicamentos para el resfriado y para la migraña.
  • Estrechamiento de la arteria que irriga sangre al riñón (estenosis de la arteria renal).

Síntomas

En la mayoría de los casos, no se presentan síntomas. Frecuentemente la hipertensión arterial se detecta cuando visitan al médico o se la hacen medir en otra parte.

Debido a que no hay ningún síntoma, las personas pueden sufrir cardiopatía y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial

La hipertensión maligna es una forma peligrosa de presión arterial muy alta. Los síntomas incluyen:

  • Dolor de cabeza fuerte.
  • Náuseas o vómitos.
  • Confusión.
  • Cambios en la visión.
  • Sangrado nasal.

Consejos para mejorar la Presión Arterial

  • Tener hábitos de vida saludable y, sobre todo, evitar el sobrepeso y la obesidad son los principales factores para prevenir la aparición de la hipertensión.
  • Los especialistas señalan que llevar una dieta sana y practicar ejercicio puede ayudar a que la población general esté exenta de sufrir esta patología.
  • En los casos en los que en la familia haya antecedentes de hipertensión y por tanto haya una predisposición a ser hipertenso a lo largo del tiempo, este factor genético supone una llamada de atención adicional a que el paciente cuide esos hábitos de vida y vigile sus cifras de tensión arterial.

Cambios del estilo de vida

Usted puede tomar muchas medidas para ayudar a controlar su presión arterial en casa, como:

  1. Consumir una alimentación saludable para el corazón, que incluya potasio y fibra.
  2. Tomar mucha agua.
  3. Hacer ejercicio con regularidad, al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico por día.
  4. Reducir la cantidad de alcohol que toma a 1 trago al día para las mujeres y 2 para los hombres.
  5. Reducir la cantidad de sodio (sal) que consume. Intente consumir menos de 1,500 mg por día.
  6.  Reducir el estrés. Trate de evitar factores que le causen estrés y pruebe con meditación o yoga para desestresarse.
  7. Mantener un peso corporal saludable.
  8. Si fuma, dejar de hacerlo.

Su médico tratante puede ayudarle a encontrar programas para bajar de peso, dejar de fumar y hacer ejercicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *