Infecciones Oculares

Infecciones oculares

El ojo humano es un órgano sensorial diseñado para enfocar la luz que recibe del medio ambiente a través de un membrana nerviosa altamente fotosensible llamada retina.

Las vías oculares son sensibles a presentar infecciones y a menudo son la puerta de entrada de virus, bacterias y hongos, causantes de trastornos o enfermedades infecciosas que no son graves, pero sí frecuentes y pueden empeorar progresivamente o incluso originar infecciones severas, por lo que son motivo constante de consulta al oftalmólogo.

Las infecciones más comunes:

Conjuntivitis:

Es la inflamación de la conjuntiva, membrana que cubre la esclerótica (parte blanca del ojo) y la parte interna de los párpados. Según el agente causal pueden ser bacterianas, virales o alérgicas.

Los síntomas que suelen acompañar la conjuntivitis son: irritación, picazón, sensación de cuerpo extraño, arenilla, mucosidad o lagañas, fotofobia (sensibilidad a la luz). Estas molestias varían de acuerdo con el tipo de conjuntivitis.

Según su causa las conjuntivitis puedes ser:

Conjuntivitis Causa Características/Síntomas
Bacteriana Bacterias o microorganismos que se encuentran generalmente en el aire y en la piel: manos, rostro, etc. Es la más frecuente, empieza en un ojo  y rápidamente se extiende al otro, empeora progresivamente, cursan con ojo rojo y secreción abundante (lagañas).
Alérgica Por un alérgeno (polen, maquillaje, polvo, comida, estaciones climáticas) Es común, produce inflamación de la conjuntiva y párpados, importante picazón, ardor, lagrimeo abundante, ojo rojo y puede estar relacionado con síntomas nasales.
Viral Aparece por epidemias, depende de     la cepa de virus y es muy contagiosa. Es las más delicada y se presenta con ojo muy rojo y congestionado, sensación de arenilla, suele haber dolor de oídos, garganta y fiebre.
Química Agentes irritantes y contaminantes como el cloro de las piscinas,   exposición a sustancias químicas nocivas o medicamentos. Puede producir lagrimeo, irritación, inflamación o enrojecimiento del ojo.
Otros Cuerpos extraños, lentes de contacto     o micro traumas. Puede producir lagrimeo, irritación, inflamación o enrojecimiento del ojo.

 

Eventualmente pueden ocurrir procesos inflamatorios en los párpados, los más comunes son la blefaritis, el orzuelo, el chalazión y la dermatitis por contacto.

Inflamación/Infección Causa Características/Síntomas
Blefaritis Infección por bacterias y en algunos casos por la presencia de dermatitis seborreica. Inflamación de lo párpados, incluyendo los folículos de los vello (pestañas) y de las glándulas sebáceas presentes. Se caracteriza por un enrojecimiento crónico de los párpados, engrosamiento y formación de escamas pegajosas en la base de las pestañas. Ocasiona irritación, escamas en el borde palpebral, sensibilidad a la luz y ojo rojo.
Orzuelo Infección bacteriana de las glándulas sebáceas situadas cerca al borde del párpado (folículo de una de las pestañas). Un orzuelo se ve como un bulto pequeño y rojo, que esta en el párpado o en el borde del párpado. Genera dolor, inflamación, enrojecimiento e hinchazón de la glándula afectada; puede se externo o interno.
Chalazión Obstrucción del orificio de abertura de la glándula (llamada meibomianas) que     se encuentra en el borde del párpado. Se evidencia un bulto pequeño, que se desarrolla en el párpado superior o inferior, que crece lentamente, puede sentirse algo de dolor, inflamación, irritación y coloración rojiza en la región. El chalazión, casi siempre, es el resultado de un orzuelo que no drenó el material infectado.

 

Recomendaciones para prevenir la propagación de las infecciones oculares

  • Visite a su especialista para que le indique el tratamiento adecuado y cúmplalo según lo indicado.
  • No toque ni frote el ojo(s) afectado(s).
  • Evite el contacto físico y estrecho con personas con conjuntivitis
  • Limpie las secreciones de los ojos dos veces al día.
  • Utilice preferiblemente toallitas desechables  (gasas o pañuelos de papel desechable) empapados en suero fisiológico o agua hervida para la higiene ocular.
  • Lávese la manos frecuentemente, especialmente antes de instilarse el tratamiento (gotas oftalmológicas) y luego de limpiar el ojo(s) afectado(s).
  • Evite utilizar lentes de contacto o maquillarse hasta que desaparezca el enrojecimiento, la irritación y la secreción del ojo.
  • Si utiliza lente de contacto recuerde lavarlos y desinfectarlos correctamente.
  • Evite el contacto de agentes físicos como el humo del cigarrillo y el polvo ambiental.
  • Evite exponerse al sol y cuando lo haga utilice lentes oscuros.

Cortesía de:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *