Leucemia+roemmers+iclos

Leucemia

La leucemia es un tipo de neoplasia maligna (cáncer) que se origina en las células sanguíneas. Esto quiere decir que la enfermedad es capaz de producir células sanguíneas anormales a nivel de la médula ósea (sitio donde se producen nuevas células a partir de las células madre productoras de sangre). En este sentido, la leucemia tiene varias implicaciones, como la producción de glóbulos blancos anormales que no funcionan adecuadamente y siguen creciendo y dividiéndose, de tal forma que no quedan células sanguíneas normales. Por ello el cuerpo no es capaz de combatir las infecciones, transportar suficiente oxígeno ni controlar posibles sangrados.

De acuerdo a la rapidez de evolución de la enfermedad y al tipo de células anormales que se producen existen dos tipos de leucemias: Las leucemias agudas (que se desarrollan con rapidez), las cuales suponen una proliferación anormal de células sanguíneas, que se acumulan rápidamente en la sangre y en la médula ósea, lo que provoca síntomas como cansancio, moretones y mayor susceptibilidad a las infecciones. Las leucemias crónicas se desarrollan muy lentamente y consisten en la proliferación anormal de las células sanguíneas, provocando alteraciones en los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Al principio, este tipo de leucemia puede cursar de forma asintomática, pero si no se trata, las células pueden incrementarse y desarrollarse los síntomas.

Tipos comunes de leucemia

Los cuatro tipos más comunes de leucemia son:

  • Leucemia linfocítica aguda, es el tipo más común de leucemia en niños.
  • Leucemia mieloide aguda  Ocurre en niños y adultos.
  • Leucemia linfocítica crónica  muy frecuente en personas mayores de 55 años. Es raro que ocurra en niños y adolescentes.
  • Leucemia mieloide crónica afecta a adultos principalmente.

¿Cuáles son las causas de leucemia?

Aunque se desconoce la causa exacta de la leucemia, se cree que deriva de la combinación de factores genéticos y ambientales. Ciertas mutaciones del ADN producen un crecimiento y división anormal de las células de la leucemia, haciendo que los glóbulos blancos normales pierdan su función de proteger al organismo contra las infecciones.

¿Cómo se manifiesta la leucemia?

Los síntomas dependen del tipo de leucemia. Como sabemos, la leucemia crónica es de crecimiento lento y puede cursar de manera asintomática, mientras la leucemia aguda puede conducir a síntomas graves. Los signos y síntomas de la leucemia incluyen:

 

¿Cómo se diagnostica la leucemia?

Realizando un examen físico al paciente, el diagnóstico implica la realización de estudios de laboratorio (mediante una muestra de sangre) para su estudio bajo microscopio, que ayudan a confirmar si las células son anormales y si el conteo de glóbulos blancos y plaquetas es normal. También se pueden obtener muestras de la médula ósea tomadas del hueso de la cadera, a través de un aspirado de médula ósea (punción realizada, bajo anestesia local, con una aguja fina y larga).


Entre las terapias utilizadas para tratar la leucemia se encuentran:

  • Quimioterapia

La quimioterapia consiste en la administración de fármacos que eliminan las células que se dividen de forma anormal. Se puede administrar oralmente en forma de tabletas, o por vía endovenosa. En ocasiones es necesaria la combinación de más de un fármaco, que se administran en ciclos con períodos de descanso intermedios. Algunos efectos secundarios de la quimioterapia incluyen la pérdida del cabello, náuseas y vómitos.

  • Terapia Biológica

Consiste en la utilización de sustancias que provienen de organismos vivos o versiones sintéticas de estas sustancias para tratar el cáncer. El fin de estas terapias es ayudar al sistema inmunológico a reconocer las células anormales, atacarlas y eliminarlas.

  • Terapia Dirigida

También conocidos como fármacos dirigidos molecularmente o medicamentos de precisión. Se administran en forma de tabletas o por inyección.

  • Terapia De Radiación

La radioterapia utiliza radiación de alta energía para atacar a las células cancerígenas. Es efectiva en la leucemia diseminada hacia cerebro o puede usarse en caso de que se haya extendido hacia el bazo u otras zonas del cuerpo.

  • Trasplante De Células Madre

En conjunto con esta terapia, se administran dosis altas de quimioterapia o radiación, con el fin de destruir las células malignas y la médula ósea normal. Las células madre son administradas por infusión intravenosa, desde la sangre viajan a la médula ósea y comienzan a producir nuevas células sanguíneas. Estas células madre pueden provenir del paciente o de un donante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *